En este blog encontrarás...


recetas de cocina explicadas para principiantes y cocineros torpes en general, para cualquiera que tenga poca experiencia entre fogones. Cada receta va acompañada de un completo paso a paso en fotografías con el que el éxito queda garantizado. Sorprenderás a tus padres, a tu familia e incluso a ti mismo. Coge la sartén por el mango y disfruta de la buena mesa.

lunes, 19 de mayo de 2008

Leche Frita

Cualquier manera de hacer la leche frita creo yo que es bastante fácil, pero de ésta al menos doy fe de que realmente es fácil fácil. ¡A mí me salió a la primera!!

Ingredientes
- medio litro de leche
- la corteza de 1 limón
- 1 rama de canela (en polvo también sirve)
- 4 cucharadas de azúcar
- 6 cucharadas de harina de maicena
- huevo batido para rebozar
- harina para rebozar
- aceite para freír

Para empezar, cogemos un cazo grande y ponemos a calentar casi toda la leche junto la corteza de limón, la canela y el azúcar.

El resto de la leche la ponemos en un cuenco aparte y le añadimos la maicena. Lo batimos bien para que no nos queden grumos y si veis que hace falta, pues metéis la batidora un poquito.

Cuando la leche del cazo empiece a hervir, le quitamos la canela (si es en rama, claro, si era en polvo no podréis hacerlo jeje) y la cáscara del limón y vertemos la leche mezclada con la maicena. Inmediatamente se formará dentro del cazo como una masa que puede asustaros y haceros pensar que lo habéis hecho mal, pero tranquilos. Lo que sucede es que la maicena está empezando a espesar y es el momento de remover con fuerza para que se integre bien todo y se haga como una papilla muuuuuuy espesa. No os preocupéis, porque si a mí me salió, a vosotros también os saldrá bien.

Cuando esto esté listo, humedecemos con agua una bandeja (metálica a ser posible), extendemos la masa sobre ella con un grosor de unos 2 cm y lo metemos en el frigorífico un par de horas.

Cuando esté bien fría, la masa se debe despegar de la bandeja sin problemas. Cortamos la masa en trozos con la forma que nos guste y lo rebozamos. Para rebozarlo podemos hacerlo sólo con harina, o primero en huevo batido y luego en harina. Yo lo he hecho de las dos formas y la que más me gusta es con harina solo, pero cada cual que elija, faltaría más.

El último paso es freír los trocitos. Para ello ponemos a calentar un dedo de aceite en una sartén y, cuando empiece a hervir, bajamos un poco la potencia del fuego y ponemos los trocitos de leche a freír. Les damos la vuelta un par de veces y cuando estén doraditos, los ponemos a escurrir en un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Es bastante rápido de hacerse y si nos sobran unas pocas (raro, pero se dan casos) podemos acercarle una fuentecita a nuestros vecinos que seguro que nos lo agradecen jeje.

3 comentarios:

Diego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego dijo...

Bueno Virginia, encantado de conocerte y comentarte que esta tarde me voy a atrever con la leche frita que es el postre preferido de mi mujer. Ya te contaré.

aguacateyfresas dijo...

Voy a probar esta receta, un saludo!

para más recetas