En este blog encontrarás...


recetas de cocina explicadas para principiantes y cocineros torpes en general, para cualquiera que tenga poca experiencia entre fogones. Cada receta va acompañada de un completo paso a paso en fotografías con el que el éxito queda garantizado. Sorprenderás a tus padres, a tu familia e incluso a ti mismo. Coge la sartén por el mango y disfruta de la buena mesa.

domingo, 26 de abril de 2009

Cazón En Abobo

El otro día estuve en el mercado y me traje un buen trozo de cazón para hacerlo adobado. Y eso es lo que os voy a enseñar a preparar hoy, ya veréis es que es muy sencillito y siguiendo paso a paso las fotos y las explicaciones tiene que salir bien seguro.
Avisar de que el cazón, como todos los pescados tiene muchos nombres, por eso si no sabéis bien cómo es, os recomiendo mirar el enlace que os he puesto para aclarar este punto. Es uno de los pocos pescados que me gusta comer porque no tiene espinas y prácticamente es como comer un trozo de carne.


Vamos a necesitar:
- cazón
- aceite
- pimienta
- vinagre
- zumo limón
- mostaza
- laurel
- hierbas aromáticas
- sal
- cayena
- harina

Lo primero que vamos a hacer es partir el cazón en trozos medianos y más o menos iguales. La razón de que sean parecidos no es sólo estética, sino para que al meterlos en el adobo todos se empapen por igual de la mezcla y tengan un sabor similar.

Cogemos un bol grande y hacemos una mezcla de todos los ingredientes de la lista (menos la harina) en la medida que queramos. El sabor va a variar dependiendo de las cantidades; como indicación os puedo decir que lo que le va a dar el sabor más fuerte al pescado va a ser el vinagre y el limón, así que si no os gusta demasiado fuerte no utilicéis demasiado. Igualmente, si hay alguna especia o hierba que os guste y no esté en la lista la podéis echar también.

Metemos los trozos de cazón en el adobo y los dejamos ahí durante uno o dos días. Sí, sí, uno o dos días, tranquilos que no pasa nada. Mejor si nos acordamos un par de veces al día de removerlo un poquito.




Cuando vayamos comernos el cazón, lo escurrimos muy bien con ayuda de un colador e incluso apretando un poco los trozos con la mano para que expulsen bien todo el adobo. Los pasamos por harina y los freímos en aceite muy caliente.

El adobo no lo tiramos: lo podemos colar para eliminar las pipas del limón y posibles trozos de pescado y podemos conservarlo para aliñar alguna ensalada o cualquier cosa, después de todo es aceite con saborcillo.

Os voy a contar un supertruco para enharinar los trozos de cualquier comida muy rápidamente. Normalmente guardo las bolsas del pan de molde vacías o cualquier otra bolsa del estilo para esto. Cuando tengo que empanar o enharinar mucha comida lo que hago en vez de hacerlo en un plato o en un bol como todo el mundo, meto harina o pan rallado (o una mezcla de los dos) en una bolsa de plástico, meto también todo la comida a rebozar, sujeto bien la abertura de la bolsa y se agita bien de forma que todo se embadurne bien de la mezcla. Y nos queda perfecto y en menos de un minuto.

Acompañamos el pescado con limón para aliñar y en fin, que os aproveche.

:-)

1 comentario:

Laube dijo...

Decirte que esta receta me gusta mucho. En casa también la hacemos. Yo la aprendí de mi madre, sevillana de nacimiento, pero es que en Canarias también preparamos un cazón adobado que pá'qué... jeje.

He estado echando un vistazo a tu blog y a sus contenidos y la verdad es que me gusta mucho. Tenemos gustos similares: la cocina, las palabras, las manualidades. Yo añado una más: las plantas!!!.

Bueno, pues eso... que te voy a seguir de cerquita.

Un besote desde Gran Canaria

para más recetas